La cita con el Artista es la segunda herramienta básica del Camino del Artista de Julia Cameron. ¿Qué es exactamente esta cita? Es una parte de tu tiempo, unas dos horas a la semana, que reservas y destinas especialmente sólo para alimentar tu conciencia creativa, tu artista interior.

Básicamente la cita con el artista es una excursión, un juego que planeas y defiendes ante cualquier interferencia. No irá nadie a tu cita con el artista, salvo tú mismo y tu artista interior; esto es, tu niña creativa: ni amantes ni amigos ni pareja ni hijos ni cualquier otra clase de compañía.

Si crees que esto es una estupidez o que nunca tendrás tiempo para hacerlo, considera esta reacción como una pura resistencia. No puedes permitirte no encontrar tiempo para tu cita con tu artista.

¿Una cita con mi artista?  Efectivamente. Tu artista necesita que la saques a pasear, que la mimes, que la escuches. Hay tantas maneras de evadir este compromiso como días tenga tu vida. «No tengo dinero» es la habitual, aunque nadie dijo que la cita implique grandes gastos. Tu artista es un niño y el tiempo que se pasa es más importante que el dinero gastado.

Ir a un bazar de objetos exóticos, un viaje en solitario a la playa, ver a solas una vieja película, visitar un acuario o a una galería de arte: todas estas cosas requieren tiempo, no dinero. Recuerda que lo sagrado es el tiempo que te comprometas a dar(te).

Pasar tiempo a solas con tu niña artista es esencial para nutrirte a ti misma: un largo paseo por el campo, ver la salida o la puesta del sol a la orilla del mar, una insólita visita a una iglesia desconocida para escuchar un concierto, visitar un barrio donde viven muchos extranjeros para ver y oír de manera diferente. Tu artista podría disfrutar de cualquiera de estas cosas.

Sólo ella y tú. Sin incluir un tercer invitado. Respetando ese tiempo sagrado.

«Todo niño es un artista.   El problema es cómo seguir siendo artista una vez que se ha crecido». Pablo Picasso

La Cita con el Artista, la otra herramienta básica de El camino del artista de Julia Cameron, puede parecer más una diversión que una herramienta.

La combinación de las Páginas Matutinas con la Cita con el Artista es un proceso en dos direcciones. Cuando escribes tus Páginas Matutinas estás exteriorizando tus sueños, insatisfacciones y esperanzas. Cuando cumples con tu Cita con el Artista estás abriéndote a tu sabiduría interior, a tu inspiración, a tu guía.

Este encuentro con tu niño creativo, con tu artista interior es fundamental porque aporta la diversión necesaria para hacer que tu trabajo se parezca más a un juego. La imaginación lúdica está en el corazón de toda obra. Y el libro El Camino del Artista trata sobre cómo incrementar tu capacidad para hacer un buen trabajo creativo.

Si te encuentras evitando esta Cita, quizás haya que reconocer una resistencia; un miedo a la intimidad contigo misma. Para tener una verdadera relación con tu creatividad, es cuestión de tomarte el tiempo necesario y el cuidado para cultivar esta relación.

Las Páginas matutinas, entonces, te ponen en contacto con lo que piensas y con tus necesidades. Identificas tus problemas y preocupaciones: te quejas, haces un inventario, identificas, llegas a conclusiones, sopesas. A diferencia de ellas, en la Cita con el Artista empiezas a encontrar soluciones y a establecer las reservas creativas a las que puedes recurrir para cumplir con tu meta: iniciar un blog, escribir un libro, pintar, crear música, desarrollar un emprendimiento, reinventar tu proyecto creativo profesional, etc